EL ENLADRILLADO DE VILCHES y LOS OVNIS

Entre los diversos atractivos que encierra la reserva nacional Altos de Lircay perteneciente a la séptima región, no podemos dejar de mencionar  el sector de “El Enladrillado” que se ubica al Oriente de la ciudad de Talca al interior de la cordillera del Maule Comuna de San Clemente, este sector corresponde a una formación rocosa cuya medida es de alrededor de 100 metros cuadrados y se ubica a 2.150 metros sobre el nivel del mar en donde una de sus puntas está en dirección al volcán Descabezado Grande, estimándose que su data es anterior a las culturas prehispánicas de la zona.

Existen diversas teorías acerca de los orígenes de este enigmático lugar, unos hablan de que fue construido por alguna civilización americana, otros plantean que fue obra de la naturaleza, incluso quienes creen que corresponde a una obra legada por los OVNIS.

En cuanto a la primera propuesta y que constituiría una explicación más “racional”, podríamos señalar a los Incas, aunque quizás estos no habrían llegado al sur del Río Maule debido a la rebeldía de los indígenas presentes en la zona a los cuales no fueron capaces de dominar, sin embargo, al observar las piedras, estas presentan cortes de tal perfección que han sido comparables con los cortes que presentan las construcciones de Machu-Pichu en Perú e incluso con los Moais de Isla de Pascua en Chile.

La segunda explicación que se suele dar es que correspondería a una formación rocosa labrada por la naturaleza lo cual es poco probable considerando que es una planicie cuyo diámetro no es menor y donde los agentes modeladores de la geografía (viento, lluvia, erosión, etc.) hacen poco factible la formación de un conjunto de piedras con corte y ensamblaje perfecto, aspectos bastante característicos de otras culturas americanas.

Junto con las dos propuestas anteriores surge una tercera relacionada con avistamientos de OVNIS que no deja de ser atractiva para muchos y que encuentra sus fundamentos en los testimonios de los visitantes y de la gente que habita en las cercanías del lugar, es más, se ha llegado a señalar que El Enladrillado sería una pista de aterrizaje para objetos voladores no identificados, dichas explicaciones han sido ratificadas por las autoridades locales, encontrando la excusa perfecta para potenciar el turismo de la zona.

Aunque ninguna de las teorías anteriores puede aseverarse o descartarse del todo hasta que no exista un estudio serio y fundamentado por parte de especialistas en estos temas, lo que no se cuestiona en absoluto es la belleza del entorno natural de esta zona inmersa en los bosques nativos de raulíes, robles y coihues y en donde se puede observar el valle central y la cordillera de la costa como fondo. Aquellos de espíritu más aventurero podrán vivir una experiencia inolvidable inscribiéndose primeramente en la garita de la CONAF y emprendiendo el viaje a través del sendero que lleva a la Laguna del Alto, si el viaje se realiza en los meses de invierno la vestimenta debe ser adecuada para soportar la nieve y el frío, si se realiza en período estival podrán observar los claros de agua que se forman con el deshielo, aunque de igual forma se debe llevar vestimenta adecuada para la noche e implementos para acampar.

En cuanto a la fauna llaman especialmente la atención los pudúes, puma, gato colocolo y el chingue, y si de aves se trata, no podemos dejar de mencionar las tórtolas, el halcón peregrino, las águilas, loros tricahues, el queltehue, el tordo y loica y por supuesto el cóndor que con su vuelo encandila a los miles de visitantes nacionales y extranjeros que visitan la zona durante el todo el año.

Escribir comentario

Comentarios: 0