EL MISTERIO DEL CUADRO DE 1600

Una pequeña iglesia italiana enclavada en la próspera ciudad, vinícola de Montalcino, a escasos cuarenta kilómetros de Siena, la iglesia de San Pedro alberga aún hoy una de las más desconcertante pinturas que existen en el mundo. Ningún objeto, pintura o legado documental de los que se han podido examinar en la búsqueda de fenómenos que demuestren la existencia de alteraciones -a veces de siglos- en el continuum espacio-temporal. es tan claro como el lienzo que se conserva en Montalcino.

Diseñado originalmente en el año 1600 por el artista sienes Ventura Salimbeni (1567-1613), la tela recoge una escena singular: nueve personales, la mayoría ataviados con trajes eclesiásticos de la época, aparecen en torno a un relicario que contiene una hostia consagrada de la que parten varios deslumbrantes rayos de luz. Sobre estos prelados, y por encima de unas nubes grisáceas que separan en dos mitades el cuadro, se encuentran las imágenes de la Trinidad, flanqueadas por dos querubines. El lienzo no pasaría de ser una de tantas representaciones manieristas de los mundos celeste y terrestre, si no fuera por el insólito objeto que aparece en medio de los tres personales divinos y que acapara el protagonismo de toda la obra.


A primera vista parece un simple objeto azulado que bien podría representar el globo terráqueo. Pero examinado con más detenimiento se aprecia que semejante interpretación es errónea. La existencia de al menos tres líneas longitudinales a lo largo de la curvatura de esta extraña esfera y una banda central a modo de "cinturón", presentan todo el aspecto de junturas de varias piezas de apariencia metálica. No menos sorprendentes son las dos extremidades en forma de antenas asida por las divinas figuras de Dios y Jesús, respectivamente, y que no dejan lugar a dudas -a los ojos, claro está, de un hombre habituado a tecnología contemporánea- de que nos estamos enfrentando a la primera representación artística de un moderno satélite de comunicaciones. Quizá a uno de los primeros modelos puestos en órbita, como el Sputnik soviético.

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Alanjisa (lunes, 10 junio 2013 16:11)

    Y además hay que considerar que a la Tierra se le suponía "plana" en esos tiempos.

  • #2

    MIGUEL DE ROSE (domingo, 22 junio 2014 10:17)

    ME SIENTO ANONADADO POR ESAS INFORMACIONES, VER A LA PADRE Y AL HIJO SENTADOS FRENTE A UN "SPUTNIK" ES ASOMBROSO.

  • #3

    Huari (sábado, 09 mayo 2015 13:19)

    No la tierra hacia tiempo que ya se sabia redonda y eso no es un "Sputnik" sino la Tierra y el Padre y el Hijo gobernado con las varas de su realeza sobre el mundo.

  • #4

    Lenin (domingo, 10 mayo 2015 08:35)

    Eso no es ningun SPUTNIK, es la representacion de la creacion del mundo, esta siendo pintado por Dios...

  • #5

    rodo (domingo, 10 mayo 2015 11:48)

    y la figura de la parte de abajo del globo parece el voyager con su antena parabólica y las antenas alargadas...