Nuevo ancestro de los europeos

COMPARTELO Y HAZ #RT

Durante la última década se pensó     que los europeos viviendo en la actualidad descendían de dos antiguas poblaciones; los primeros agricultores, quienes entraron en contacto con los cazadores-recolectores. Sin embargo, nueva investigación demuestra que la historia no estaba completa. 


Arqueólogos y genetistas de las universidades de Harvard, en Estados Unidos, y Tübingen, en Alemania, han descubierto la contribución genética de un tercer ancestro: los euroasiáticos del norte. El ADN de este grupo se encuentra en los europeos de hoy día, así como en las personas que cruzaron el Estrecho de Bering para llegar al continente americano hace más de 15,000 años. El descubrimiento también explica la conección genética entre los europeos y los pueblos amerindios. 


El equipo internacional secuenció el ADN de más de 2,300 personas de Europa, así como de nueve antiguos humanos de Suecia, Luxemburgo y Alemania. Los restos provenían de ocho cazadores-recolectores de hace 8,000 años y un agricultor primitivo de hace 7,000 años. El material genético previamente analizado de Ötzi también se incluyó en el estudio. (Conoce la "maldición de Ötzi")


Encontraron que la mayoría de los europeos contienen genes de los tres grupos ancestrales. Los habitantes del norte tienen más ADN de los cazadores-recolectores (hasta en un 50%), mientras que los europeos del sur presentan un mayor porcentaje proveniente de los primeros agricultores. El porcentaje correspondiente a los euroasiáticos del norte fue el más pequeño (menos del 20%), pero se encuentra en casi todas las poblaciones europeas estudiadas.


Gracias a los resultados, los investigadores se dieron cuenta de que este trío de ancestros no fue el único responsable de los europeos viviendo en la actualidad. Fue así que descubrieron la existencia de los euroasiáticos basales. Ahora, los científicos intentarán encontrar ADN de estos antiguos hombres, así como determinar cuándo llegaron los euroasiáticos del norte a Europa.


El estudio ha sido publicado en la revista Nature.

Escribir comentario

Comentarios: 0