¿Si lo veo, lo creo?... ¿Y si no lo ves… Dios no existe? 

COMPARTELO Y HAZ #RT

En el año 2005 el médico Dean Hamer, Director de Estructura Genética en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, expone en el libro “El Gen de Dios”, la hipótesis sobre la existencia de un gen de Dios, donde propone que un gen específico el VMAT2, prepara y dispone a los individuos para tener experiencias que él define como místicas o espirituales.


La hipótesis del gen de Dios se fundamenta en una combinación de estudios genéticos, neurobiológicos y psicológicos de comportamiento, cuyos argumentos se basan en que la espiritualidad se puede cuantificar mediante mediciones psicométricas, que la tendencia humana a la espiritualidad es en parte hereditaria, y que se puede atribuir al gen VMAT2.

Además, plantea que este gen actúa acorde a los niveles de la monoamina, un derivado de aminoácidos. Según esta hipótesis, el gen de Dios produce las sensaciones asociadas con las experiencias místicas, incluyendo la presencia de Dios.


Este concepto ha generado algunas polémicas entre religiosos, porque piensan que Dean Hamer quiere minimizar la existencia de Dios y señalar que Dios es una invención del ser humano, que solamente estaría en la mente de las personas.


Nosotros pensamos que es todo lo contrario, la existencia de un gen asociado al concepto de Dios debemos entenderlo como algo natural si todos y todo, forma parte de un Dios o Presencia Universal.

Si Dios está y es todas las partes, lo más natural es que deje una huella en cada sitio.

Si la conciencia de cada individuo conforma una conciencia universal, deberíamos encontrar evidencia de esto tanto a nivel macro como sería en la Conciencia Universal, como a nivel micro, en una conciencia humana.


Recordemos que el cuerpo humano está conformado por células, y cada una de ellas contiene todo el código genético de la persona de la cual forman parte. De manera que cada humano, si forma parte de Dios, tiene que tener este código universal dentro de sí, el cual podría llamarse el Código de Dios, o como lo bautizó Hamer, el Gen de Dios.


El Dios Universal nos contiene a todos, como un ser humano contiene a todas sus células. Posiblemente cada célula no sepa que forma parte del cuerpo que conforman, pero, gracias a la ciencia, los seres humanos si sabemos que nuestro cuerpo es la suma de todas las células pero además con conciencia propia. Lo que desconoce la mayoría de la humanidad es que cada ser humano es parte del Dios Universal


La Conciencia Universal conoce qué, quiénes, adónde, por qué y cómo, está creado y constituido, pero aún muchos seres humanos –al igual que las células de un cuerpo- no saben que forman parte de un ser que las contiene y que tiene conciencia de sí mismo.

¿Si lo veo, lo creo?... ¿Y si no lo ves… Dios no existe?


En una ocasión una persona defendía la no existencia de un Creador. Para ella, era más fácil creer que un Universo material se hiciera sólo, a que alguien lo edificara. "Al menos –explicaba- puedo ver y tocar a las partes del Universo. Veo planetas, estrellas, galaxias y palpo la tierra"… Le interrumpimos y preguntamos ¿Sabes lo que es el dolor?... – Si, nos contestó… ¿Y cómo sabes que existe?, indagamos… – ¡Porque lo siento!, respondió con cara de sabiduría… Entonces, le explicamos que creía en el dolor no porque lo viera, o lo pudiera tocar, sino porque lo sentía… y añadimos, tampoco puedes ver al Creador o a Dios, o a un Universo viviente con conciencia propia o como lo llamamos nosotros, Presencia, sin embargo, la puedes sentir.


Así de simple es, para creer en la Divina Providencia, tienes que sentirla.


Existe un dolor físico que es una experiencia desagradable que sufren los seres vivientes. En la Tierra es una reacción del organismo a un problema. El dolor alerta de que algo anda mal. Existen dolores sensoriales que son más objetivos porque los produce una herida corporal o una enfermedad fisiológica. Pero, igualmente sentimos dolores subjetivos que tienen que ver con la mente, el comportamiento o el espíritu. Porque te “duele” la muerte de un ser querido. Porque sufrimos el dolor del alma por un amigo o un amor. Así, lo “sentimos”, y esa es la prueba de que existe.

Igualmente, cuando alguien razona que es más fácil creer en la existencia de un Universo material porque lo ve y que éste se pudo hacer sólo, se ignora que el Universo además de verlo, es un ser que se siente. Y se desconoce u olvida que si se creó a sí mismo es porque pudo hacerlo y quiso hacerlo.

Honestamente, si alguien supone que hubo una creación, de hecho no es ateo. Lo más probable es que no haya dimensionado cómo puede ser el Creador... o el Universo.


En este caso, si el Universo se hizo a sí mismo sólo, el mismo sería el Creador. Las preguntas serían por consiguiente: ¿Tiene conciencia de sí mismo el Universo? ¿El Universo está en todas partes? ¿Es todopoderoso? ¿Es infinito? ¿Toda la materia está en su seno? ¿Toda la energía universal está en él? ¿Todos los seres y las conciencias estamos dentro del Universo? ¿Todas las conciencias se suman en una conciencia universal, y ésta a su vez, tiene conciencia de sí mismo? ¿Esta Conciencia suprema que contiene todos los infinitos recursos universales y contiene a todos los seres, a todos los átomos, a todas las moléculas, a toda la materia, energías, fuerzas, es un ser viviente capaz de crear?…

Una simple pareja de seres humanos puede crear vida y se llaman hijos ¿Es el Universo infinito capaz de crear toda la vida? ¿Las fuerzas positivas y negativas están contenidas en él? ¿Todos los cuerpos? ¿Todas las mentes? ¿Existe conciencia en cada individuo? ¿Todas las conciencias del Universo conforman un conciencia Universal?...


¿Es Dios o esta Presencia Universal algo más que la suma de todo lo existente en el Universo? ¿Todos y todo forma parte de la Presencia o Dios?

Bueno, si esa persona no cree en Dios pero sí en el Universo, para nosotros quienes creemos en esta Presencia Universal, está bien. Más temprano que tarde descubrirá que el Universo tiene conciencia propia y que cada ser forma parte de Él.


Fuente: Capítulo 7 del libro "Quien es Dios" de los autores psicólogos María Mercedes Gessen y Vladimir Gessen


Iniciar el libro Quien es Dios: http://www.diosuniversal.com/Quien-es-Dios

Escribir comentario

Comentarios: 0